Crytek demanda a Star Citizen por el uso de su motor gráfico

Crytek, desarrolladores de CryEngine, ha demandado al equipo de Star Citizen por incumplimiento de contrato. Esta acción legal podría interrumpir el desarrollo de Star Citizen, una noticia nefasta para todos los seguidores y que llega después de 5 años de desarrollo y muchísimos backers, gente interesada en el título que puso dinero para financiar el juego en Kickstarter.

Tanto Cloud Imperium Games (CIG) como Roberts Space Industries (RSI), ambas empresas fundadas por Chris Roberts y encargadas del desarrollo de Star Citizen y Squadron 42, la campaña de un jugador, habrían incumplido el contrato según Crytek, ya que en los términos preeliminares, CIG y RSI acordaron usar el motor CryEngine en exclusiva, pero en diciembre de 2016 CGI y RSI decidieron cambiar el motor gráfico por el Lumberyard de Amazon, que no deja de ser una variante del CryEngine, ya que Amazon llegó a un acuerdo de licencia con Crytek en junio de 2015. Es decir, el punto que argumenta Crytek es que CIG y RSI cambiaron de motor gráfico, cuando había ese acuerdo de exclusividad. La telenovela no ha hecho más que comenzar.

En ese contrato, ambas partes acordaron que el CryEngine se usaría para un solo juego, Star Citizen, pero ahora CGI y RSI venden ese título en dos partes: el multijugador con Star Citizen y la campaña con Squadron 42. Crytek argumenta que en ambos se ha usado el CryEngine, independientemente de ese cambio de motor por el Lumberyard (Amazon), porque igualmente habría líneas de código idénticas en ambos motores, por lo que incumplirían ese acuerdo de utilizar el motor en un solo juego.

Además, como parte de esos términos preeliminares y según Crytek, CIG y RSI acordaron mostrar los logotipos y avisos de copyright en las pantallas de carga, créditos, documentación y resto de material promocional a cambio de una reducción de precio en la licencia de uso del CryEngine. Pero en 2016 quitaron esos logotipos y avisos. Para más inri, en la CitizenCon de septiembre de 2016, Chris Roberts ya no le llama CryEngine al motor del juego, sino que le llama Star Engines.

Para terminar, la cosa no acaba aquí. Crytek no solamente está denunciando por logos y acuerdos del motor gráfico. En la demanda también se alega que, en 2012, las negociaciones entre Crytek con CIG por el acuerdo de licencia de juego (GLA), no fueron del todo limpias. Por el lado de CIG, las negociaciones fueron dirigidas por uno de los cofundadores de la empresa (CIG), Ortwin Freyermuth. El tema está en que Freyermuth, en años anteriores, también representó a Crytek en negociaciones de acuerdos de licencia similares con otras empresas. Por lo que, según Crytek, Freyermuth tenía información confidencial sobre las prácticas de licencia, y esto beneficiaría a los demandados, CIG y RSI. Por el lado de Crytek, las negociaciones fueron dirigidas por Carl Jones, entonces un empleado de Crytek. Pero más tarde, Jones dejó Crytek y se convirtió en un empleado de Cloud Imperium Games (CIG).

Habrá que esperar para ver como prosigue todo este lío legal, algo que podría llevar años. En cualquier caso, y después de haber leído varías veces la demanda, solo puedo esperar que Netflix compre los derechos para hacer una serie o, como mínimo, que un caso similar apareza en Suits para ver cómo lo resuelve Harvey Specter. Sí el tema os interesa, podéis leer la demanda aquí:

 

Publicado

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas