Análisis de Dissidia Final Fantasy NT

Miro atrás y pienso en el momento en el que, leyendo las últimas noticias del mundo de los videojuegos, me enteré del lanzamiento de un nuevoFinal Fantasy Dissidia para PlayStation 4. En ese instante, una corriente de ilusión recorrió mi cuerpo. Pensé que iba a tener un Dissidia como los de PSP, que salieron hace ya casi 10 años y al primero le eché más de 100 horas. Estuve atento a todo lo que salía del juego esperando a su fecha de salida con impaciencia hasta que el juego estuvo en mis manos. En ese momento me choqué contra la realidad de este nuevo título.

[vc_row][vc_column][vc_raw_html]JTNDaW1nJTIwc3JjJTNEaHR0cCUzQSUyRiUyRmNhbmFsZ290eS5jb20lMkZ3cC1jb250ZW50JTJGdXBsb2FkcyUyRjIwMTglMkYwMyUyRkRpc3NpZGlhX1NxdWFsbC5wbmclMjBzdHlsZSUzRCUyMmZsb2F0JTNBJTIwcmlnaHQlM0IlMjBoZWlnaHQlM0ElMjAzMjBweCUzQiUyMG1hcmdpbiUzQSUyMC0zJTI1JTIwLTUlMjUlMjAwJTI1JTIwMCUyNSUzQiUyMiUyMCUyRiUzRQ==[/vc_raw_html][vc_column_text]Al empezar a jugar ya sabía que la modalidad de combate sería diferente, en este caso es un tres contra tres en lugar del clásico uno contra uno de los anteriores. Lo que se mantiene es lo más básico, que son los ataques de dos tipos: bravura y vitalidad. La bravura es algo así como la fuerza con la que asestarás tu siguiente golpe de vitalidad al enemigo, esta aumentará o disminuirá conforme intercambies los golpes de bravura con tus adversarios para luego asestar un golpe de vitalidad que te la disminuirá a cero y se reseteará a un valor base. A esto le han añadido un elemento que da mayor complejidad al juego, las destrezas, con una propia para cada personaje aunque posteriormente podemos añadir otras dos, que servirán para molestar a los oponentes o ayudar a los aliados y que permiten combinarse a nuestro antojo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column css=”.vc_custom_1523442466676{background-image: url(https://canalgoty.com/wp-content/uploads/2018/03/Portada1.jpg?id=2041) !important;background-position: center !important;background-repeat: no-repeat !important;background-size: cover !important;}” offset=”vc_hidden-md vc_hidden-sm vc_hidden-xs”][vc_column_text css=”.vc_custom_1522432169456{padding-right: 620px !important;}”]A partir de estos conceptos fundamentales comienza el juego y, con este, el caos nada más empezar a luchar, porque nos encontramos con una gran cantidad de números en pantalla que muestran la bravura, la de nuestros aliados y la de los enemigos, además de la cantidad de vida de cada uno de ellos. Luego están las barras al más puro estilo de Final Fantasy XII, que nos vinculan con los enemigos que nos atacarán y, además, están las barras de invocación que se llenan rompiendo los núcleos. Obligan a estar atento para invocar o retrasar la invocación del equipo rival. Todo esto concluye en una gran cantidad de factores a los que estar atentos entre oponentes, hechizos y estocadas supone un auténtico caos.

Pero superado el susto inicial de todo lo que aparece en pantalla, cuando luchamos me doy cuenta de que estas batallas por equipos tienen ciertos problemas, como que si van tres contra uno da igual la habilidad del jugador, porque al final te acabarán rompiendo y te asestarán un golpe que nos matará antes de tener oportunidad para defendernos. Otro fallo importante resulta al comienzo de cada partida, ya que podemos estampar a alguien contra una pared, romperlo y aniquilarlo de un solo combo en menos de veinte segundos. Algo a favor de este tipo de combates es que son al mejor de tres rondas, es decir, hay que dejar KO tres veces a los combatientes del equipo contrario, ya sea una vez a cada uno de los miembros del equipo o tres veces al mismo o dos y uno. Un detalle como esto sirve para no desequilibrar los combates.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column offset=”vc_hidden-lg”][vc_column_text]A partir de estos conceptos fundamentales comienza el juego y, con este, el caos nada más empezar a luchar, porque nos encontramos con una gran cantidad de números en pantalla que muestran la bravura, la de nuestros aliados y la de los enemigos, además de la cantidad de vida de cada uno de ellos. Luego están las barras al más puro estilo de Final Fantasy XII, Que nos vinculan con los enemigos que nos atacarán y, además, están las barras de invocación que se llenan rompiendo los núcleos. Obligan a estar atento para invocar o retrasar la invocación del equipo rival. Todo esto concluye en una gran cantidad de factores a los que estar atentos entre oponentes, hechizos y estocadas que van a hacer que todo sea un caos.

Pero superado el susto inicial de todo lo que aparece en pantalla, cuando luchamos me doy cuenta de que estas batallas por equipos tienen ciertos problemas como que si van tres contra uno da igual la habilidad del jugador, porque al final te acabarán rompiendo y te asestarán un golpe que nos matará antes de tener oportunidad para defendernos. Otro fallo importante resulta al comienzo de cada partida, ya que podemos estampar a alguien contra una pared, romperlo y aniquilarlo de un solo combo en menos de veinte segundos. Algo a favor de este tipo de combates es que son al mejor de tres rondas, es decir, hay que dejar K.O tres veces a los combatientes del equipo contrario, ya sea una vez a cada uno de los miembros del equipo o tres veces al mismo o dos y uno. Un detall como esto sirve para no desequilibrar los combates.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_raw_html]JTNDaW1nJTIwc3JjJTNEaHR0cCUzQSUyRiUyRmNhbmFsZ290eS5jb20lMkZ3cC1jb250ZW50JTJGdXBsb2FkcyUyRjIwMTglMkYwMyUyRnR1bWJscl9vdWFzMGduN283MXRyZWxwMW8xXzU0MC5wbmclMjBzdHlsZSUzRCUyMmZsb2F0JTNBJTIwbGVmdCUzQiUyMGhlaWdodCUzQSUyMDQwMHB4JTNCJTIwbWFyZ2luJTNBJTIwNSUyNSUyMDUlMjUlMjAwJTI1JTIwMCUyNSUyMiUyMCUyRiUzRQ==[/vc_raw_html][vc_column_text]Por otro lado, el plantel de personajes con los que podremos combatir es bastante amplio, contando con 28 luchadores entre los que encontraremos tanto a héroes como a villanos. Estos avatares se reparten en cuatro clases que son: vanguardia, hostigador, conjurador y especialista. Los controles de todos estos púgiles son iguales, pero cada uno va a tener unos ataques totalmente distintos del resto, lo que aumenta la complejidad del título a la hora de conocerlos a todos. Además de esto, contamos con ocho invocaciones que antes de ejecutarlas nos concederán una ventaja distinta según lo seleccionado previamente. Así, al invocarlas nos ayudará base de hacer ataques masivos por todo el escenario que van a disminuir la bravura de los rivales y además van a mejorar la ventaja concedida, haciéndola más potente. Todo esto lo convierte en un juego en el que resulta importante armarse de paciencia y echar unas cuantas horas hasta dominar todo su sistema de combate.[/vc_column_text][vc_column_text]

El multijugador parece la razón de ser de este juego, ya que la bravura y vida de todos los personajes es la misma; pero lo han hecho muy mal. A la hora de formar el equipo de tres luchadores hay que coger el personaje a ciegas, sin saber qué van a seleccionar los compañeros, por lo que casi siempre resultará en un equipo que no está equilibrado o que, incluso, haya varios jugadores con el mismo personaje. Tampoco ayuda el tiempo que tarda en encontrar partida, llegando en ocasiones a ser más largo de lo que va a durar el combate.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En cuanto a la historia, sigue la línea de los anteriores pero en lugar de una lucha entre Caos y Cosmos, ahora es entre Materia y Spiritus. Además, encontraremos referencias a los títulos previos. Para ir desbloqueando los eventos de la historia hay que conseguir una serie de memorias que se obtienen al jugar. No obstante, este modo consiste en una serie de escenas con combates intercalados entre ellas para darle algo más de acción. Dentro de estos combates hay una serie de jefes que tienen una manera de derrotarlos diferente a la de los combates normales, pero que podría ser mejor, ya que es bastante frustrante.

Lo mejor que tiene este juego es el apartado artístico, es decir, los gráficos y la música. Las cinemáticas están bien hechas y muy cuidadas, además del propio juego que gráficamente es bastante espectacular cómo se ve todo, a pesar de la cantidad de cosas que hay en pantalla a la vez. La música es algo que no puede estar mal, ya que hay una selección de los temas más icónicos de todos los Final Fantasy y con los que podremos crear una lista de reproducción para que suenen tus canciones favoritas en los combates.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Pero al final lo que queda deja un mal sabor de boca de un título que probablemente podría haber dado más, ya que tiene bastante potencial. Y lo cierto es que a pesar de todos los defectos que puede tener el juego, me he divertido jugándolo y he tenido momentos muy épicos en algunas peleas. Incluso el modo historia saca alguna sonrisa, así que supongo que es con las pequeñas cosas buenas que tiene este juego con lo que hay quedarse.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.