Análisis de Two Point Hospital

Análisis de Two Point Hospital
Intentar hablar de Two Point Hospital y no caer en el dilema de compararlo con el clásico Theme Hospital, de la mítica compañía inglesa Bullfrog, es una tarea bastante difícil. Esto se debe a que gran parte del equipo de Bullfrog son los creadores de Two Point Studio y, Two Point Hospital, es el intento de traer de nuevo un título lleno de nostalgia a las exigencias de los jugadores de hoy en día.

Para todo aquel que no jugó al aclamado Theme Hospital, este no tiene mucho misterio. Un simulador de negocios donde el objetivo es ser el gerente de un hospital un tanto peculiar gracias a las enfermedades tan absurdas como los remedios utilizados para curarlas. Two Point Hospital bebe de la misma premisa, pero esta la eleva al cuadrado añadiendo de forma muy sutil una gran cantidad de cambios importantes. Eso sí, siempre usando la misma mecánica y jugabilidad sencilla que hizo de Theme Hospital un gran juego.

Nada más empezar y tras los tres primeros niveles, el tutorial enseña de forma sencilla cómo gestionar el hospital a base de creación de consultas, salas de diagnóstico, enfermerías y salas especializadas en curar enfermedades raras. Continúa con la gestión de empleados, finanzas e incluso la sala de formación de personal. Pero una vez acabados estos primeros niveles es donde viene la diversión del juego, a base de zancadillas hechas a propósito para convertir el juego en un verdadero reto. Obstáculos como terremotos que destrozan la maquinaria, hospitales universitarios donde se debe formar a todo el personal para que sepan hacer las tareas o infestaciones de ratas entre otras cosas. Evidentemente, todo esto se encuentra acompañado de visitas de clientes VIP, periodistas y otros eventos que harán que el hospital se hunda más en la miseria o, por el contrario, hagan buena publicidad.

Pero hasta el momento, y más si se ha jugado al clásico de 1997, puede parecer que estamos ante el mismo juego con gráficos mejorados, pero no es así. La desarrolladora, aunque ha querido hacer las cosas parecidas, ha intentado desviarse del clásico añadiendo ciertos elementos a tener en cuenta. Ahora ya no solo se debe construir a lo bestia, si no estar pendiente de muchos factores como las necesidades fisiológicas de los pacientes y visitantes. Es por esto que el juego premia el colocar fuentes, máquinas expendedoras, quioscos de revistas o incluso máquinas arcade para que la gente no se aburra. Del mismo modo, si el hospital está bien decorado aumenta el bienestar de los pacientes, así que no hay porqué cortarse a la hora de poner cuadros, plantas, fuentes o cualquier objeto decorativo.

Además, y esto resulta importante, tampoco es baladí la temperatura del hospital, ya que si hace mucho frío o mucho calor los pacientes se enfadarán y esto es vital para la buena reputación del hospital.Pero uno de los cambios más importantes y desquiciantes viene de la mano de la investigación, ya que en los niveles más avanzados es algo vital para desbloquear nuevas salas que permitan curar nuevas patologías. Unas enfermedades que, aunque han creado muchas y algunas muy desternillantes, también es verdad que más de una se encuentra metida con calzador. Personas que se mueren en los pasillos y dan paso a fantasmas que asustan tanto a los empleados como a los pacientes, ratas por doquier e incluso al más puro estilo apocalipsis zombi, en más de una ocasión nos veremos envuelto en una epidemia. En este último caso no queda otro remedio que cargarse de jeringuillas y localizar a los infectados para curarlos antes de que el virus continúe expandiéndose y se cree un caos total, porque en ese momento tocará reiniciar la partida.

Nada más empezar y tras los tres primeros niveles, el tutorial enseña de forma sencilla cómo gestionar el hospital a base de creación de consultas, salas de diagnóstico, enfermerías y salas especializadas en curar enfermedades raras. Continúa con la gestión de empleados, finanzas e incluso la sala de formación de personal. Pero una vez acabados estos primeros niveles es donde viene la diversión del juego, a base de zancadillas hechas a propósito para convertir el juego en un verdadero reto. Obstáculos como terremotos que destrozan la maquinaria, hospitales universitarios donde se debe formar a todo el personal para que sepan hacer las tareas o infestaciones de ratas entre otras cosas. Evidentemente, todo esto se encuentra acompañado de visitas de clientes VIP, periodistas y otros eventos que harán que el hospital se hunda más en la miseria o, por el contrario, hagan buena publicidad.

Pero hasta el momento, y más si se ha jugado al clásico de 1997, puede parecer que estamos ante el mismo juego con gráficos mejorados, pero no es así. La desarrolladora, aunque ha querido hacer las cosas parecidas, ha intentado desviarse del clásico añadiendo ciertos elementos a tener en cuenta. Ahora ya no solo se debe construir a lo bestia, si no estar pendiente de muchos factores como las necesidades fisiológicas de los pacientes y visitantes. Es por esto que el juego premia el colocar fuentes, máquinas expendedoras, quioscos de revistas o incluso máquinas arcade para que la gente no se aburra. Del mismo modo, si el hospital está bien decorado aumenta el bienestar de los pacientes, así que no hay porqué cortarse a la hora de poner cuadros, plantas, fuentes o cualquier objeto decorativo.

Además, y esto resulta importante, tampoco es baladí la temperatura del hospital, ya que si hace mucho frío o mucho calor los pacientes se enfadarán y esto es vital para la buena reputación del hospital.Pero uno de los cambios más importantes y desquiciantes viene de la mano de la investigación, ya que en los niveles más avanzados es algo vital para desbloquear nuevas salas que permitan curar nuevas patologías. Unas enfermedades que, aunque han creado muchas y algunas muy desternillantes, también es verdad que más de una se encuentra metida con calzador. Personas que se mueren en los pasillos y dan paso a fantasmas que asustan tanto a los empleados como a los pacientes, ratas por doquier e incluso al más puro estilo apocalipsis zombi, en más de una ocasión nos veremos envuelto en una epidemia. En este último caso no queda otro remedio que cargarse de jeringuillas y localizar a los infectados para curarlos antes de que el virus continúe expandiéndose y se cree un caos total, porque en ese momento tocará reiniciar la partida.

Pero lo que hay que destacar como novedad son los retos y logros del juego. A medida que jugamos los empleados, hospitales cercanos o la visita del alcalde, plantearán diferentes desafíos como, por ejemplo, curar una cantidad de pacientes con una misma enfermedad (lo cual hace que tengamos que construir más salas de cura para dar abasto o tener al personal entrenado para que los pacientes no mueran en el intento de curarse); crear salas de investigación o de descanso de personal bien equipadas, reunir cierta cantidad de beneficios en un tiempo limitado o, el que más me gusta pero que no he conseguido hacer por ahora: que no muera nadie. Y todo ello para conseguir fama, dinero y kudos. Con estos últimos se consiguen toda clase de objetos como nuevos bancos, cuadros, plantas o diferentes accesorios que le darán más vida al hospital y, en el caso de querer conseguir todos los coleccionables del juego, es un aspecto que gustará mucho. Pero la pregunta del millón sigue siendo la misma: ¿Es Two Point Hospital lo mismo que Theme Hospital o con todas las novedades parece un juego nuevo?

Análisis de Two Point Hospital

El diagnóstico

 

Muchos han sido los intentos de cosechar el mismo éxito que tuvo Theme Hospital en un género que, aunque no ha pasado de moda, nunca han sabido llevar bien el tema hospitalario. En el olvido quedaron juegos como Hospital Tycoon que, aunque fue un buen juego, no supo conseguir el ritmo y la diversión que ofrecía el título de Bullfrog.

Sí, Two Point Hospital es el gran sucesor, un Theme Hospital 2.0. Pero que no salten las alarmas, porque no es nada malo en absoluto. Desde el minuto uno que nos ponemos a los mandos del juego la sensación de déjà vu está presente, pero a medida que jugamos se ve que Two Point Studio ha sabido bien llevar el espíritu de un clásico con ciertos toques innovadores. Por eso, aunque siga jugando a casi lo mismo, esto me gusta, me divierte y no puedo dejar de jugar en ningún momento.

8.0

Lo bueno

  • Es igual o más divertido que Theme Hospital.

Lo malo

  • Muchas de las novedades puedan pasar desapercibidas e incluso innecesarias.
Autor Pau Soler
Publicado

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas