Análisis de Shadow of the Tomb Raider

Análisis de Shadow of the Tomb Raider

Muchas son las sagas que se han visto entre la espada y la pared tras más de una decena de títulos a sus espaldas. La continuidad, la falta de mecánicas nuevas e incluso la dejadez de las desarrolladoras por adaptarse a los nuevos tiempos y seguir apostando por la misma fórmula, han hecho que muchas hayan caído en el olvido. Tomb Raider es un gran ejemplo de este renovarse o morir, ya que tras diez títulos —sin contar remakes o  spin-offs­— en los que ya no sabían qué hacer con Lara Croft, alguien en Crystal Dynamics tuvo la idea de rehacerlo todo de nuevo, adaptándolo a las nuevas generaciones sin olvidar a los fans de siempre. De esta manera, en el año 2013 se pudo ver a una nueva Lara, más joven y más indecisa, pero con la personalidad de siempre.

Ocho años han pasado ya desde que Lara renació de sus cenizas y Shadow of the Tomb Raider es la tercera entrega y cierre de las precuelas.  Desarrollada por Eidos Montreal, presenta a una Lara mucho más experimentada y, gracias a ello, sigue en la línea de la exploración y los puzles, pero haciendo un gran hincapié en los tiroteos y el sigilo.

El contexto sitúa la trama argumental justamente después de terminar Rise of the Tomb Raider, centrando la nueva búsqueda de Lara en la mitología Maya y donde la organización secreta La Trinidad, va detrás de un nuevo artefacto capaz de hacer explotar un cataclismo que podría destruir el mundo entero.

Con esta premisa de película de aventuras, maridada con un acompañamiento gráfico, una banda sonora a la altura y un guion que, aunque clásico, sabe como enganchar al jugador. Shadow of the Tomb Raider intenta ofrecer más de lo mismo, pero mejor. Es decir, nuevos escenarios cargados de coleccionables, secretos, enemigos y plataformas, pero haciéndolo todo de una manera pantagruelica y ofreciendo aparte más misiones, nuevas mecánicas e objetos que, aunque cree un poco de déjà vu tiene la fuerza suficiente para atraer tanto a los más acérrimos de la saga como aquellos que no lo han jugado nunca. Y es que, tanto el guión como la curva de aprendizaje están lo suficientemente trabajados como para que aquel que no haya tocado nunca ningún Tomb Raider entienda perfectamente el hilo argumental y aprenda a jugarlo plenamente mientras va avanzando por el.

Entre las novedades jugables aparte de poder fabricar algunas que otras armas nuevas, los de Eidos han querido que esta Lara sea una autentica máquina de matar. Y esta es una de las características más criticadas en cuanto a guion, ya que lejos quedó aquella joven remilgada que lloraba de remordimientos cuando, por supervivencia, se ve obligada a asesinar a un hombre. La nueva Lara es capaz de liquidar a sangre fría a tres soldados despistados sin levantar sospecha y sin pestañear, ya que ahora es capaz de camuflarse con el terreno mediante pintura de lodo y trajes nativos. Con ello y la facilidad que ofrece el juego para ser una mezcla de Solid Lara, nosotros decidimos cómo queremos afrontar la situación. Empezando una lluvia de flechas y armamento o por el contrario llenarse las arcas de puntos de experiencia y matarlos a lo Predator.

Con esta premisa de película de aventuras, maridada con un acompañamiento gráfico, una banda sonora a la altura y un guion que, aunque clásico, sabe como enganchar al jugador. Shadow of the Tomb Raider intenta ofrecer más de lo mismo, pero mejor. Es decir, nuevos escenarios cargados de coleccionables, secretos, enemigos y plataformas, pero haciéndolo todo de una manera pantagruelica y ofreciendo aparte más misiones, nuevas mecánicas e objetos que, aunque cree un poco de déjà vu tiene la fuerza suficiente para atraer tanto a los más acérrimos de la saga como aquellos que no lo han jugado nunca. Y es que, tanto el guión como la curva de aprendizaje están lo suficientemente trabajados como para que aquel que no haya tocado nunca ningún Tomb Raider entienda perfectamente el hilo argumental y aprenda a jugarlo plenamente mientras va avanzando por el.

Entre las novedades jugables aparte de poder fabricar algunas que otras armas nuevas, los de Eidos han querido que esta Lara sea una autentica máquina de matar. Y esta es una de las características más criticadas en cuanto a guion, ya que lejos quedó aquella joven remilgada que lloraba de remordimientos cuando, por supervivencia, se ve obligada a asesinar a un hombre. La nueva Lara es capaz de liquidar a sangre fría a tres soldados despistados sin levantar sospecha y sin pestañear, ya que ahora es capaz de camuflarse con el terreno mediante pintura de lodo y trajes nativos. Con ello y la facilidad que ofrece el juego para ser una mezcla de Solid Lara, nosotros decidimos cómo queremos afrontar la situación. Empezando una lluvia de flechas y armamento o por el contrario llenarse las arcas de puntos de experiencia y matarlos a lo Predator.

Análisis de Shadow of the Tomb Raider

Otra de las grandes novedades es la exploración subacuática, y es que Lara al estar en medio de la jungla, tendrá que enfrentarse a enormes y claustrofóbicas cuevas sumergidas por el amazonas, donde escasean los puntos de oxígeno para lo mucho que se puede explorar o descubrir y donde peligros como anguilas o pirañas hacen que me tenga que estar escondiendo, con el miedo a ser devorado o morir asfixiado. Vamos lo tradicional y tedioso de un nivel acuático.

Tras ver la mayoría de los puntos jugables, me viene a la mente la duda de si esta nueva entrega hace sombra a las anteriores. Mirado de una forma superficial hay que decir que esta nueva entrega es una buena predecesora, pero mirándolo todo con paciencia, se puede apreciar que, aunque han  hecho un gran esfuerzo,  hay cosas que se han dejado de lado. Está claro que, aunque el juego ofrece muchas horas de diversión gracias a la exploración y a todos los extras que sacan de la trama principal, hay ciertos aspectos jugables que han dejado abandonados y que hace perder puntos al título frente a otras entregas.

La historia es interesante, pero tiene fallos narrativos y entremezcla situaciones que se podrían haber solucionado de forma más sutil. La caza, aunque recompensa al jugador con experiencia y objetos, ha pasado a un plano secundario resultando completamente innecesaria. Y por el mismo camino va la supervivencia. Era un factor y una mecánica clave cuando se reinició la saga, pero con esta última entrega Lara es una arqueóloga tan curtida que ha dejado de lado los campamentos que la recomponían de la batalla, ya que ahora solo sirven para elegir habilidades o mejorar armas.

Shadow of the Tomb Raider aunque continuista, es un juego que no ha eclipsado a anteriores entregas pero ha sabido estar a la altura de las otras y ofrece horas de diversión sin demasiadas complicaciones. El juego aunque no llega a ser un reto en cuanto a dificultad, este sí ofrece una historia entretenida que, en más de una ocasión, hace sacar alguna teoría sobre lo sucedido en cuanto a materia histórica y que gracias a la variedad en cuando a aspectos jugables (aunque no destaque en todo) hace que como jugador/seguidor de la franquicia me sienta satisfecho y que el jugador menos interesado pueda disfrutarlo de principio a fin.

La historia es interesante, pero tiene fallos narrativos y entremezcla situaciones que se podrían haber solucionado de forma más sutil. La caza, aunque recompensa al jugador con experiencia y objetos, ha pasado a un plano secundario resultando completamente innecesaria. Y por el mismo camino va la supervivencia. Era un factor y una mecánica clave cuando se reinició la saga, pero con esta última entrega Lara es una arqueóloga tan curtida que ha dejado de lado los campamentos que la recomponían de la batalla, ya que ahora solo sirven para elegir habilidades o mejorar armas.

Shadow of the Tomb Raider aunque continuista, es un juego que no ha eclipsado a anteriores entregas pero ha sabido estar a la altura de las otras y ofrece horas de diversión sin demasiadas complicaciones. El juego aunque no llega a ser un reto en cuanto a dificultad, este sí ofrece una historia entretenida que, en más de una ocasión, hace sacar alguna teoría sobre lo sucedido en cuanto a materia histórica y que gracias a la variedad en cuando a aspectos jugables (aunque no destaque en todo) hace que como jugador/seguidor de la franquicia me sienta satisfecho y que el jugador menos interesado pueda disfrutarlo de principio a fin.

8.0

Lo bueno

  • La historia acompañada de las nuevas mecánicas.

Lo malo

  • Resulta un poco continuista.
Autor Pau Soler
Publicado

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas