Análisis de Forza Horizon 4

Viniendo de una fórmula muy buena y a la que no se le podía apenas encontrar fallos, Forza Horizon 4 llega acelerando a fondo con mejoras respecto a su predecesor, rozando así una fórmula prácticamente perfecta. Esta nueva entrega combina la simulación y la diversión de una manera excepcional.

Análisis de Forza Horizon 4

Forza Horizon 4 mantiene la misma esencia: todo gira entorno a un festival. La diferencia está en que esta vez no dura solo un verano, ya que pasa por todas las estaciones del año. Como de costumbrel, el objetivo es ser el más conocido en todos los campos: rally, aceleración, cine… y por supuesto, pasárselo bien. La introducción dura más de lo que me hubiese gustado, pero una vez superado eso no podía faltar un gran mapa, está vez ubicado en el Reino Unido y evidentemente, toca conducir por la izquierda otra vez.

El mapa tiene las mismas dimensiones que Forza Horizon 3, pero luce todavía más. Las mejoras gráficas son un hecho y algo normal, aunque podría llegar a decir que no es un gran cambio para el que viene de la anterior entrega. En cualquier caso, la paleta de colores que ofrece este mapa es mucho más viva y variada, así como las diferentes localizaciones dentro de él. De hecho, esto va en sintonía con el gran añadido del título de Playground Games, la implementación de estaciones del año que van rotando. Gracias a esta mecánica cada estación del mapa se siente y se ve de una forma totalmente diferente, en parte por la estética pero principalmente porque la conducción es algo que cambia drásticamente de una estación a otra.

Precisamente eso se nota tanto con mando como con volante, como es mi caso con el mítico Logitech G29. Además, también con el set de pedales con embrague y palanca de cambios, por eso mi experiencia no es la misma que la de jugar solo con un mando. Como es obvio y una de las mejores cosas de este título es que hay variedad de coches demencial, sin contar los vehículos que irán añadiendo a lo largo de los próximos meses. Tampoco falta la personalización de vehículos, que permite meternos de lleno en cambiar el rendimiento del coche o, para los que no sepan nada de motores, modificar estéticamente la carrocería del vehículo.

Pero volviendo a la conducción, dependiendo de las características del automóvil, su potencia y sobre todo la tracción de las ruedas, el manejo puede ser más o menos difícil, aunque todos ofrecen una experiencia diferente, por pequeña que sea. En cualquier caso, responde de una manera increíble al volante, haciéndola todavía más desafiante para los que no somos conductores expertos. Así, la conducción se verá afectada también dependiendo de la estación, no conduciremos igual en invierno que en verano. La lluvia o la nieve son aspectos que afectan de manera crítica al terreno, haciendo que una prueba se sienta diferente en cada una de esas circunstancias. No será lo mismo una carrera de rally en tierra seca que en tierra mojada o nevada, es algo que todos los juegos de conducción deberían implementar y que no todos hacen, o al menos no de una forma tan bien resuelta.

Las pruebas que se pueden encontrar en Forza Horizon 4, muchas ya las hemos visto en la anterior entrega, aunque viene con alguna novedad. Tenemos pruebas de rally, carreras callejeras “ilegales”, de aceleración, contrarreloj, de derrape o participar como stuntman para una escena, entre otras cosas. También encontramos los típicos saltos alrededor del mapa o radares de velocidad. Pero si hay un aspecto que me gusta mucho de Forza, es el hecho de encontrarnos con los drivatares de nuestros amigos y de desconocidos con los que podemos competir contra ellos, incluso cuando no están en línea. Por otra parte, seguimos teniendo el modo en línea, en el que evidentemente se puede competir contra otra gente, junto a amigos o simplemente explorar el mundo abierto acompañado de otros jugadores.

Análisis de Forza Horizon 4

En esta nueva entrega hay algunas novedades como la posibilidad de cambiar de ropa a nuestro avatar, así como los accesorios que puede llevar, relojes, gafas, gorros, etc. Muchas de las prendas se consiguen compitiendo en las pruebas que se encuentran alrededor del mapa. También han añadido la opción de comprar casas en las que nos podemos cambiar de ropa y que aportan un punto de realismo e inmersión al juego. Además de eso, también desbloquean ventajas que antes se podían obtener mediante puntos de habilidad, por ejemplo el hecho de poder usar el dron durante la conducción y explorar, que ahora se consigue al comprar una casa. Sin embargo, eso no significa que desaparezcan estas ventajas y los puntos de habilidad, son menos que en la anterior entrega, pero ahora están sujetos al coche que conducimos, por lo que tendremos que desbloquear las habilidades para cada vehículo.

Llegados al apartado técnico, en mi caso he ejecutado el juego en ordenador con las siguientes especificaciones: CPU Intel i7-6700k, GPU Nvidia Geforce GTX 1070 y 16GB de RAM. Lo he jugado en ultra y con alguna bajada de frames (fotogramas por segundo), a pesar de que no es la opción gráfica que me recomendaba, ha sido una experiencia bastante satisfactoria y estable. Respecto a los ajustes en el juego, es algo que esperaba solucionasen en comparación a Forza Horizon 3. Tenía problemas al reconocer el volante y sus botones, esta vez, por suerte no he tenido este problema y todo ha respondido correctamente. Las opciones de ajustes son bastante completas y además te recompensan cuanto más difícil lo pongas. Por ejemplo, al jugar con embrague y cambio de marcha manual, la experiencia es mayor que si juegas con lo anterior en automático. Quitar las líneas de frenado o dirección también son algunos aspectos que aumentan la experiencia en cada prueba. Supongo que algo que me hubiese gustado y que algunos juegos tienen, es la posibilidad de configurar la dificultad y ajustes independientemente entre teclado, mando y volante. Es decir, que si cambio al mando, directamente detecte que ya no voy a usar embrague y marchas manuales, pero bueno, nada muy molesto.

En conclusión, Forza Horizon 4 mejora la fórmula que anteriormente ya funcionaba bien y la deja en un estado difícil de superar. Un juego de conducción divertido y desafiante a la vez, con muchas posibilidades y variedad en el entorno y en sus vehículos. Genial para crear un club con amigos y conducir libremente o competir por ver quién es el amo de la pista.

9.0

Lo bueno

  • Un juego de conducción arcade que acoge a los jugadores que buscan simulación con una diversión y rejugabilidad sin igual.

Lo malo

  • Los menús son confusos y la progresión algo abrumadora en algunos casos.
Publicado

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas