Análisis de Call of Duty: Black Ops IIII

Un año más tenemos una de las entregas más destacadas y esperadas por los jugadores. Esta vez le tocaba a Treyarch con su Call of Duty: Black Ops IIII que, como era de esperar, ha tenido una gran acogida por los seguidores a pesar de los cambios que se han realizado, los jugadores parece que disfrutan con estos ajustes, aunque siendo Treyarch, era de esperar. Aparte de su mítico multijugador y modo zombis, el juego recibe un modo Battle Royale, convirtiéndose así en el primer Call of Duty de la historia con esta característica. Por ese mismo motivo, el análisis se basará en la versión más reciente en la fecha de publicación.

Multijugador

Call of Duty: Black Ops IIII sorprende con mecánicas nunca antes vistas en un Call of Duty (CoD), entre las que destaca la de poder curarnos. A diferencia de los anteriores en los que moríamos con 3 o 4 balas dependiendo de la distancia, ahora tenemos 150 puntos de vida que, en el caso de recibir un impacto, podremos recuperarlos rellenando progresivamente la barra salud. Del mismo modo, no podemos abusar de la curación porque esta habilidad cuenta con un tiempo de enfriamiento (cooldown) que se puede disminuir en función de las ventajas que nos equipemos.

Nos encontramos con un sistema de clases similar al de anteriores Black Ops, basado en un sistema de 10 puntos que iremos utilizando a medida que equipamos nuestra clase con armas, accesorios, ventajas, comodines o lo más reciente, dispositivos y equipamiento. Podremos elegir entre cinco dispositivos diferentes, los cuales nos ofrecen diferentes ventajas como curarnos antes o conseguir las rachas antes, entre otras. Y la sección de equipamiento puede ser equipada, o bien el dispositivo por defecto de cada especialista, o dispositivos comunes como granadas, sistemas trophy, etc.

En el arsenal disponemos por el momento de un total de 28 armas entre las que elegir. Dichas armas tienen más daño que en otros Call of Dutys con motivo del nuevo sistema de salud. Como es normal, pero nada semejante a otras entregas; algunas de las armas están un poco desequilibradas con respecto a otras, pero Activision lanza actualizaciones constantemente para intentar equilibrarlo tanto como sea posible. Por otro lado la experiencia de disparo es bastante positiva, cuando disparamos a los enemigos y las balas impactan, el hitmarker está muy marcado, al igual que el sonido. Igual pasa cuando nuestras rachas de puntos impactan enemigos o la utilidad que hayamos colocado por el mapa les afecta.

Existen diez especialistas (Ajax, Battery, Crash, Firebreak, Nomad, Prohet, Recon, Ruin, Seraph y Torque ) y cada uno tendrá un equipo especial que podremos usar varias veces una vez cargado durante la partida, así como una habilidad única como la que ya había en CoD: Black Ops III. Algunos de ellos son los mismos que podíamos ver en Black Ops III, aunque con algunas habilidades nuevas. Por el momento, estos son los únicos especialistas en el juego, pero se rumorea que añadirán más durante el transcurso del año.

Disponemos de catorce mapas de salida aunque cuatro de ellos son remasterizaciones de anteriores títulos de la saga. Sin embargo, Treyarch ya anunció que irían sacando nuevos escenarios, además de contenido, durante el transcurso del juego. Un mapa que estaba confirmado que saldría después del lanzamiento es Nuketown, un mapa mítico en todos los Call of Duty de la saga Black Ops que no podía faltar este año.

Mención aparte merece la conexión de los servidores de este Call of Duty: Black Ops IIII empezó no con muy bien pie, al tener solo 20Hz las balas no conectaban muy bien y en algunas ocasiones era frustrante, sin embargo, Treyarch recapacitó y subió de esos 20Hz a 60Hz. Dicho cambio supuso una gran mejora en los servidores del multijugador y no afectó en ningún momento al modo del que voy a hablaros a continuación, Blackout.

En general, la experiencia en el multijugador de Black Ops IIII es bastante positiva. Acostumbrarse a las nuevas mecánicas puede ser un poco molesto al principio, ya que los enemigos suelen aguantar más balas que en anteriores entregas. Sin embargo, una vez acostumbrados al cambio, el sistema de curación nos salvará en más de una ocasión. Las rachas de bajas son efectivas, a diferencia de la anterior entrega. Las armas son, por lo general y dependiendo de la situación, todas útiles, cosa que no sucedía en otros Call of Duty.

Blackout

Análisis de Call of Duty: Black Ops 4 DEL JUEGO

Blackout es el nombre que recibe el primer Battle Royale que encontramos en la franquicia y la verdad es que no les ha salido del todo mal. Según Treyarch —y esto es cierto— el potencial de los Call of Duty reside en el multijugador y, puesto que los battle royale están de moda, este nuevo modo Blackout sustituye a la campaña.

Al igual que sucede con Fortnite o Playerunknown’s Battlegrounds, en el modo Blackout podremos jugar en solitario, con un compañero o en escuadrón de tres o cuatro jugadores. En solitario y en dúo hay un máximo de 88 jugadores en el mapa, pero la cifra crece hasta los 100 si jugamos en escuadrón. Treyarch mencionó la intención de aumentar la cantidad hasta 115 avatares en algún evento especial, pero por ahora no han organizado ninguno. El número de jugadores va directamente relacionado con los servidores que en este modo van a 20Hz. Esto no es necesariamente un problema, ya que los enfrentamientos no son tan frecuentes como en el multijugador, pero en caso de querer añadir más jugadores, podría verse afectado el rendimiento.

Como en otros battle royale, el objetivo es ser el último o los últimos supervivientes de la partida. Durante el desarrollo de la misma tendremos que conseguir armas, objetos y accesorios distribuidos por el mapa, así como protegernos con blindajes de diferentes niveles. Pero Blackout hace suya la propuesta para diferenciarse de los competidores, por lo que en el escenario encontramos lugares donde aparecerá la caja de armas de zombis que nos dará un arma aleatoria. Eso sí, tendremos que enfrentarnos a los no muertos de la zona. Un avión irá soltando suministros por el mapa durante el transcurso de la partida. En esos suministros podremos hacernos con armas especiales que no podemos encontrar en el mapa o armas totalmente equipadas.

El gameplay de este modo es mucho más rápido que el resto de battle royales al tratarse de un Call of Duty, los movimientos son mucho más fluidos pudiendo deslizarnos mientras corremos o saltando obstáculos con facilidad. El retroceso de las armas es mucho más controlable que en otros juegos del mismo género y hay una gran variedad de armas y objetos. Además, también podemos curarnos mientras corremos, siempre y cuando tengamos objetos de curación; ayudando a mantenernos con vida sin tener que quedar totalmente vulnerables.

En consola, el sistema de menús puede llegar a ser algo complicado en las primeras partidas. Disponemos de unos atajos en los que cambiar el tipo de ítem de curación, así como de objetos de utilidad —granadas de fragmentación o humo— entre otras. A parte de estos menús rápidos también disponemos de uno completo en el que cambiar los accesorios del arma, entre otras cosas, aunque este no es tan cómodo como en PC, claro. De todos modos, al encontrarnos con algún accesorio, si es compatible con el arma que llevamos, nos da la opción de equiparlo directamente además de guardarlo en el inventario, algo que nos ahorra tiempo.

Como en otros battle royale, el objetivo es ser el último o los últimos supervivientes de la partida. Durante el desarrollo de la misma tendremos que conseguir armas, objetos y accesorios distribuidos por el mapa, así como protegernos con blindajes de diferentes niveles. Pero Blackout hace suya la propuesta para diferenciarse de los competidores, por lo que en el escenario encontramos lugares donde aparecerá la caja de armas de zombis que nos dará un arma aleatoria. Eso sí, tendremos que enfrentarnos a los no muertos de la zona. Un avión irá soltando suministros por el mapa durante el transcurso de la partida. En esos suministros podremos hacernos con armas especiales que no podemos encontrar en el mapa o armas totalmente equipadas.

El gameplay de este modo es mucho más rápido que el resto de battle royales al tratarse de un Call of Duty, los movimientos son mucho más fluidos pudiendo deslizarnos mientras corremos o saltando obstáculos con facilidad. El retroceso de las armas es mucho más controlable que en otros juegos del mismo género y hay una gran variedad de armas y objetos. Además, también podemos curarnos mientras corremos, siempre y cuando tengamos objetos de curación; ayudando a mantenernos con vida sin tener que quedar totalmente vulnerables.

En consola, el sistema de menús puede llegar a ser algo complicado en las primeras partidas. Disponemos de unos atajos en los que cambiar el tipo de ítem de curación, así como de objetos de utilidad —granadas de fragmentación o humo— entre otras. A parte de estos menús rápidos también disponemos de uno completo en el que cambiar los accesorios del arma, entre otras cosas, aunque este no es tan cómodo como en PC, claro. De todos modos, al encontrarnos con algún accesorio, si es compatible con el arma que llevamos, nos da la opción de equiparlo directamente además de guardarlo en el inventario, algo que nos ahorra tiempo.

El mapa es bastante grande y reúne zonas de los escenarios más míticos de la saga Black Ops. Disponemos de cuatro tipos de vehículos con los que desplazarnos por el mapa, quads aptos para dos personas; camiones, lanchas y helicópteros, en los que podrán ir todo un escuadrón. De todos modos, si no encontramos ninguno de estos vehículos, desplazarnos por el mapa a pie no es algo muy tedioso.

Aunque Blackout es un modo que está funcionando muy bien y que se ha adaptado al género de moda, todavía necesita algunos ajustes y continuar actualizándose con nuevo contenido. Por el momento, y en base a lo que dicen los jugadores, Treyarch sigue lanzando actualizaciones constantemente añadiendo mejoras, corrigiendo fallos y realizando cambios en la jugabilidad.

Zombis

El modo zombis de Treyarch es todo un clásico y uno de los componentes que no falta en ninguna de sus entregas. Otros títulos de la saga lo han intentado replicar, pero sin el éxito de Treyarch. Desde los primeros zombies en World at War, pasando por Kino der Totem, Der rise, y  hasta la actualidad, el lore es muy seguido por los jugadores más fieles de este modo. Si bien es cierto que creíamos acabada la historia de Richtofen en Black Ops 2, Black Ops 4 trae, además de una nueva historia, indicios de una continuación de la historia de Black Ops 2, aunque tendremos que esperar un poco para averiguarlo con los próximos DLCs.

Así, los nuevos episodios que podemos encontrar son: La sangre de los condenados, Travesía infernal y IX (9, Nine). Estos episodios son los que tienen una historia, pero aparte también tenemos el modo Estampida y el modo Principiante. Como siempre, las historias de Zombis se completan a través de easter eggs que presenta el mapa y, por mucho que los completamos, acabamos muriendo. Esto es algo que nos dejan muy claro en el tutorial, antes de presentarnos las novedades del modo.

De entre todo el contenido nuevo aparecen los elixires, que podemos cambiarlos a nuestro gusto y que ofrecen diferentes habilidades, hay que elegir hasta cuatro y se regeneran con el tiempo. Lo siguiente son las ventajas, ya no podemos conseguir todas las que queramos por el mapa sino que esta vez solo se permite comprar las que nos hayamos equipado en nuestra clase. Ahora también disponemos de un arma especial que se irá cargando a medida que matamos zombies, podemos elegir entre ocho por el momento y cada una tiene una habilidad especial. Como novedad también tenemos los talismanes, los cuales se consumen al inicio de cada partida pero nos dan una ventaja más durante esa partida. El resto es similar a otros Black Ops, podemos cambiar el arma inicial con la que aparecemos y un arrojadizo como granadas de fragmentación, semtex, etc.

Dejando de lado los modos de juego, quiero comentar la aparición del Black Ops Pass. Este año, el pase de temporada desaparece y con él la opción de poder comprar el contenido extra por separado. Si bien es cierto que irán añadiendo algunos mapas de forma gratuita, solo los que compren el Black Ops Pass podrán acceder al nuevo contenido de zombies, mapas exclusivos y contenido digital. Se rumorea que este año el contenido podría ser mucho más que el que ofrecía el pase de temporada. A pesar de esto, no considero que sea la forma ideal de vender este contenido y menos ahora, cuando estamos viendo que grandes compañías dejan de lado los pases de temporada para ofrecer más contenido gratuito.

Por último, no quiero acabar sin destacar el buen trabajo que ha hecho Treyarch con la versión de PC. Esperábamos que al pasarse a la tienda de Blizzard darían una mejor experiencia y optimización  en el juego y así ha sido. Las opciones en los ajustes que ofrecen en la versión de PC son muy superiores a lo que vemos en otros videojuegos, por no hablar de la optimización. Ya era hora de que un título de esta categoría recibiese la calidad que se merecía en PC, a diferencia de anteriores entregas, donde prácticamente veíamos que era un port hecho sin ganas.

A pesar de que no contamos con un modo campaña propio en Call of Duty: Black Ops III, el título sigue ofreciendo mucho contenido y variedad. La integración de un modo battle royale, junto al multijugador y los zombis, da muchas posibilidades de entretenimiento y alarga considerablemente la vida del juego.

9.0

Lo bueno

  • Tiene una gran variedad de contenido y los cambios en las mecánicas dan un toque de aire fresco a la saga

Lo malo

  • El motor gráfico es el mismo que los anteriores Call of Duty y los años se van notando
Publicado

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas